viernes, 19 de mayo de 2017

Los vecinos de Quintana se rebelan contra la publicidad porno

MARTA PEIRO I Madrid 19 de mayo de 2017

Una vecina del barrio de Quintana coloca un cartel en su coche para evitar que le coloquen en el parabrisas publicidad de prostitución. JOSÉ S. GUTIÉRREZ

Como en muchos barrios de Madrid, en Quintana es habitual desde hace años encontrar en los limpiaparabrisas de los coches tarjetas con imágenes de mujeres casi desnudas que anuncian masajes eróticos y servicios sexuales. Lo que no es común en el resto de barrios es encontrar dentro del coche un cartel disuasorio con la leyenda: «No acepto publicidad de prostitución. Por las mujeres. Por nuestros niños/as. Porque quiero un barrio limpio. Porque no quiero mafias». Es la respuesta de estos vecinos a un problema sin resolver.
«Barajamos distintas formas de protesta y ésta nos pareció que recogía lo que queremos decir», explica Ana Martínez, miembro de la Asociación de Vecinos de Quintana. Según explican ella y sus compañeras Victoria Sánchez y Cristina Díaz, pretenden «que la gente ponga el cartel dentro de su coche y así los que colocan la publicidad se den por aludidos de alguna manera, porque cuantas más quitamos, más ponen».
Los vecinos de esta zona del distrito de Ciudad Lineal llevan años retirando a diario estas publicidades obscenas de sus parabrisas. Hasta 15 han llegado a recoger en un día del mismo vehículo, dicen. Las colaboradoras de la Asociación de madres y padres (Ampa) del Centro Cultural Elfo, Yolanda García y Rocío Barrios, explican que los niños ya juegan con esas tarjetas «como si fueran cromos». «No queremos que nuestros hijos crezcan aprendiendo esas cosas, es importante que no las banalicen», sentencian.
Para hacer frente al problema y ante la ineficacia de las medidas sancionadoras impuestas por el Ayuntamiento, las asociaciones vecinales de Quintana, La Elipa y San Pascual se unieron a las AMPA del distrito con esta campaña contra la publicidad porno. Una iniciativa con la que también pretenden «implicar a cada vecino del distrito», explican. «No hacer nada contra la situación en el fondo es consentirla y, en cierta medida, apoyarla. Todos nos debemos concienciar de que no debe ser así», añaden. De momento, aseguran que el cartel está llamando la atención de vecinos y profesores, que se suman a la iniciativa.
Además de la distribución del cartel antiporno, voluntarios de estas asociaciones están haciendo batidas por el barrio para retirar los flyers de los coches, hasta tres veces al día. En esos paseos de limpieza algunos de ellos han sido amenazados por las personas que colocan las tarjetas. «El otro día una mujer me dijo: 'No quites esto que las chicas se pueden enfadar'», recuerda Martínez. «No lo quité de ese coche, pero seguí y lo seguí retirando de los siguientes. Al poco se paró un coche y la misma chica me volvió a decir lo mismo, pero el que iba conduciendo me insultó, me amenazó...», recuerda esta vecina, que está convencida de que «esto tiene que ser una mafia».
Fuentes de la Policía Municipal explican que estos anuncios «incumplen la Ordenanza de Publicidad», ya que quienes los colocan «no piden autorización». Los vehículos policiales que patrullan «proceden a la retirada de los flyers y, si ven a alguien colocándolos, le multan», prestando «especial atención a las zonas escolares». Según informan, los equipos policiales de cada distrito trabajan sobre los «posibles puntos calientes», aunque «no hay ninguna iniciativa especial» al respecto.
Los vecinos y las Ampa consideran sin embargo que los agentes «tiran balones fuera» en este tema, explica Martínez. «Argumentan que no pueden entrar a un piso sin denuncia del propietario. Lo único que dicen es que cuando veas que están poniendo los anuncios, les llames y que ellos vienen. Pero claro, cuando llegan el de la publicidad ya se ha marchado. Les tienen que pillar en el momento en el que ponen el cartelito».
Fuente: El Mundo


No hay comentarios:

Publicar un comentario