miércoles, 14 de junio de 2017

Casarrubuelos sostenible: huerto comunal y permacultura

Muy cerca de Madrid, Casarrubuelos aparece con una experiencia muy interesante desarrollada por ex urbanitas perfectamente integrados con el medio rural: el desarrollo comunal de los huertos a partir de la recuperación del antiguo aljibe y unos terrenos municipales que hace poco más de un año eran una escombrera.


Como todas las historias, esta comenzó con mucha voluntad y la suma de ideas más la fuerza de creer en ellas. Donde se veía escombrera vieron un huerto con todas sus posibilidades: los/as vecinos/as crearon una asociación y procedieron a la limpieza y adecuación del espacio. Se constituyó una asociación y se crearon los requisitos para la explotación del terreno.

Habla el alcalde:

Vídeo: Mª Rosario Rodríguez-Manzaneque

Efectivamente, se pretendía que la funcionalidad fuese más allá de la mera producción de hortalizas. Como cualidad, el hecho de ser una explotación comunal permite una visión colaborativa. La obtención de parcelas de unos 30 m2 se hace mediante sorteo. Fue una de las condiciones para la concesión de los terrenos.

Lo primero era recuperar el terreno. Así ha quedado:


Igual de importante fue devolver la vida al antiguo aljibe municipal abandonado y con una bonita historia. Su nuevo uso y la incorporación de agua pluvial, cuidadosamente calculado para conocer la potencialidad de los huertos, permite que se puedan plantar numerosas cantidades y variedades de productos.


Como siempre, el trabajo de todos y todas contribuyó a hacer más interesante el proyecto.


Aquí nos explican el proceso de acumulación de agua pluvial:


El sistema de riego es “de caída”, es decir, aprovechando la situación del suelo:


Con estos huertos, para facilitar el autoconsumo, se tienen elementos como el “huerto piloto”, hasta la información sobre sistemas de plantación. 



Y por supuesto, si sobra espacio, las patatas comunales:


Se intenta no utilizar ningún producto que altere el medio. Hay casas de mariquitas, han llegado a acuerdos con los cazadores para tratar las plagas de conejos, e incluso, el propio sistema de abono ahuyenta a otros insectos.

Todo esto con una organización del trabajo perfectamente establecida y consensuada:


Pero probablemente por lo que más se conoce a los huertos de Casarrubuelos es por sus granjas de lombrices, es decir, la aplicación de la PERMACULTURA como medio ecológico para la obtención de diferentes abonos. Unido a ello, otro sistema de recuperación de envases para su producción y también de residuos orgánicos vegetales:


El sistema es sencillo:



La capacidad de reproducción de las lombrices es abundante, por lo que se hace necesario regalarlas y con ello, la extensión de granjas de lombrices se hace más y más grande. Su utilidad puede ser múltiple: agrícola o particular:


Cualquiera puede ser permacultor. De hecho, desde este blog agradecemos a Enol, nuestro pequeño maestro permacultor de 3 años, habernos prestado su granja de lombrices. Aquí podemos verle construyéndola:


Una visión local, que contribuye a un desarrollo de comunidad basada en valores de democracia y de relaciones sociales, aprovechando la oportunidad del mundo rural:


    

No hay comentarios:

Publicar un comentario