martes, 13 de junio de 2017

División vecinal ante la peatonalización parcial de la calle Galileo

ANA CARO I 13 de junio de 2017

Cerrado al tráfico un tramo de la calle Galileo, en el distrito de Chamberí. SERGIO GONZÁLEZ

La calle Galileo, en Chamberí, amanecía cortada este lunes desde el cruce con Fernando Garrido hasta Meléndez Valdés. El pequeño tramo, ahora en periodo de prueba para su peatonalización, puede atravesarse a pie en menos de cinco minutos. Sin embargo, su cierre al tráfico es la 'comidilla' entre los transeúntes, vecinos y personal de los pequeños negocios de la zona.
«Me gusta la idea, a nosotros como negocio nos viene bien», comenta Gema desde el mostrador de una farmacia de la calle. Un vecino que la escucha niega con la cabeza. «No tiene sentido, solo se va a conseguir que se colapsen calles como Guzmán el Bueno», masculla antes de salir del establecimiento.
Abel Freitas, del local Pintan Tapas, tan solo un poco más arriba en el mismo tramo de la calle Galileo, coincide con Gema: «Todo lo que sea quitar coches del centro de Madrid me parece estupendo y, además, a nosotros nos vendrá muy bien, sobre todo en el servicio de terraza».
Esta «peatonalización parcial y reversible» se enmarca dentro del proyecto Chamberí Zona 30, pensado con la intención de «reducir el tráfico de paso por las calles y aumentar y mejorar el espacio público». Se trata de una intervención blanda, sin obras y empleando solamente «pintura para pavimentos, mobiliario urbano y elementos de jardinería».
En ese contexto, este tramo de la calle Galileo se encontrará cerrado al tráfico durante un periodo de prueba de hasta un año, en el que se evaluará, contando con la opinión de los vecinos, la conveniencia de la consolidación del proyecto o por el contrario, si es preferible revertirlo total o parcialmente.
Los dos efectivos de la Policía Municipal apostados al principio del tramo intervenido intentaban explicar toda esta información a los vecinos, en ocasiones sin éxito. Uno de los residentes, montado en una Vespa, le rebatía: «Llevo viviendo aquí 64 años, déjeme pasar, vivo ahí mismo», protestaba, para acabar atravesando la acera montado en la motocicleta con el motor apagado.
La asociación vecinal El Organillo también se muestra «radicalmente en contra» del proyecto, denominado dEspacio Galileo. «Esto es un capricho, las cosas hay que hacerlas cuando existe una demanda y aquí nadie ha pedido un espacio público en este tramo de Galileo», afirma Pilar Rodríguez, que teme que la peatonalización traiga más ruido al barrio a consecuencia del botellón.

El Ayuntamiento, por su parte, insiste en el carácter probatorio del proyecto, conocido técnicamente como 'urbanismo táctico'. «dEspacio Galileo creará un nuevo espacio público en el barrio, a lo mejor un nuevo lugar de estancia o reunión, o un jardín de plantas aromáticas, o un espacio de exposición sobre la figura de Galileo», se puede leer en un cartel pegado a uno de los árboles de la calle. En él, se hace un llamamiento a los vecinos para que participen en el proyecto a través de sugerencias a la Junta de Chamberí.
Fuente: El Mundo

No hay comentarios:

Publicar un comentario