sábado, 17 de junio de 2017

Un campo de fútbol para los Halcones

CARLOS FRÍAS I Madrid I 17 junio 2017

Un operario del campo de fútbol Puerto Rico arregla un desperfecto en la valla detrás de la portería. JOSÉ S. GUTIÉRREZ

El pasado jueves terminó la temporada para el equipo de fútbol Alzola Halcones, del barrio de Orcasitas. Los éxitos de sus equipos no han sido los principales quebraderos de cabeza del club. 317 niños juegan desde hace años en un campo en lamentables condiciones. «Los equipos se ríen cuando vienen», dicen desde la dirección.

Los Halcones llevan pidiendo desde hace dos temporadas que el Ayuntamiento de Madrid actúe sobre el terreno de juego y les ponga un césped donde los chavales puedan jugar sin miedo. «El campo es muy duro. A veces tenemos que regar para ablandarlo, pero ahora en verano no queremos gastar tanta agua», dice el presidente de la entidad, Agustín Labad, que apunta que las condiciones del pavimento propician lesiones en articulaciones.
Es el caso de una portera de 23 años que en agosto de 2016, tras dar un salto, metió el pie en un agujero de la pista y se lesionó la rodilla. Sólo ha jugado el último partido de liga.
El campo del equipo colinda con la carretera A-42. En ese lateral del terreno de juego faltan 10 metros de valla protectora. «Es un auténtico peligro. Cuando los jugadores dan un pelotazo el balón termina en la carretera», asegura Labad. El presidente cuenta que Cruz Roja aprovechó la situación de las protecciones periféricas del estadio para grabar recientemente un anuncio sobre la llegada de refugiados a España, que precisamente atravesaban las vallas.
Cuando empieza y acaba la liga, en los meses de mayor calor, el club opta por comprar medias que cubran toda la pierna para los jugadores. «Así evitamos más heridas cuando se caen al suelo», dice Labad. El resto del año, cuando llueve, la situación no es mejor. El campo se convierte en una balsa de agua que impide que corra el balón. «Tenemos que esperar a que se seque por completo porque no vemos los boquetes del suelo», explica.
El equipo de la dirección ha intentado arreglar los desperfectos por ellos mismos. Para solucionar el problema de la dureza de la tierra, en su día echaron más arena y pasaron por encima una pequeña apisonadora. Nada. Hasta ahora todos los intentos han sido en balde. El año pasado el futuro de los Halcones de Orcasitas vio una oportunidad para poner fin a todos sus pesares.
El Ayuntamiento, a través de la partida presupuestaria de Inversiones Financieras Sostenibles, destinó 680.000 euros para levantar el terreno de juego e instalar uno de césped, más blando. El dinero tenía carácter finalista pero debía emplearse antes del pasado 31 de diciembre. Cuando empezó el año nuevo, el campo seguía igual. Al no ser utilizado, la cantidad económica se destinó a pagar deuda del Consistorio.
Este año se ha asignado 80.000 euros menos para el acondicionamiento del campo en el mismo tipo de partida. «El pasado miércoles nos reunimos con el equipo y salimos con buenas sensaciones. Sólo queda que nos den por escrito sus reclamaciones y las obras empezarán después de verano», señalan desde la Junta de Distrito de Usera, al que pertenece Orcasitas.
Fuente: El Mundo


No hay comentarios:

Publicar un comentario