viernes, 11 de agosto de 2017

Los bomberos de Madrid se hartan de las medidas "dictatoriales y represivas" de Manuela Carmena

ANA CARO
Madrid 11 / 8 / 2017

Parque de bomberos de Puerta de Toledo, cubierto con mensajes de protesta contra el Ayuntamiento. JOSÉ S. GUTIÉRREZ

Los Bomberos de Madrid tachan de "dictatoriales y represivas" las últimas medidas tomadas por el Gobierno municipal para suplir la falta de efectivos en verano. Son varias las pancartas colgadas en los parques de la ciudad con mensajes críticos como "Carmena ¡¡Madrid se quema!!" y "Gestión cacique = Guardias obligadas = Bomberos agotados". El motivo del hartazgo, según explican representantes sindicales, tiene sus inicios en 2013, pero la última instrucción firmada por el director general de Emergencias y Protección Civil del Consistorio, José Ignacio Becerril, ha sido la gota que ha colmado el vaso de la paciencia de la mermada plantilla.

La instrucción, ya denominada en el gremio como "decretazo", llegó a los parques el pasado 7 de julio y en ella se resolvía que las renuncias a guardias extraordinarias quedarían sin efecto desde el 16 de julio hasta el 31 de diciembre. Tal y como explica Carlos Sánchez, bombero en el parque de Puerta de Toledo y delegado de Prevención de Riesgos Laborales de CCOO en el Ayuntamiento de Madrid, a efectos prácticos se obliga a los bomberos a realizar las guardias extras que les sean ordenadas, independientemente de la voluntad de los trabajadores y sobrepasando las horas de su jornada laboral.
Los que no cumplan estas guardias extraordinarias se verán expuestos a la apertura de un expediente disciplinario. El representante sindical se muestra frontalmente en contra de la instrucción: "Los modos de este Gobierno municipal con los Bomberos han sido dictatoriales, represivos y de castigo, con una medida totalmente desproporcionada que no viene al caso", asegura.
Sánchez explica que el pasado 30 de junio se celebró un referéndum entre la plantilla para votar una propuesta del Ayuntamiento por la que se incrementaría el número de guardias extra remuneradas. En la consulta ganó el "no" por mayoría. "No queremos aceptar la propuesta aunque suponga un aumento en los sueldos; no solo importa el dinero, queremos creación de empleo, renovación de la plantilla y mejoras en las condiciones laborales", defiende.
El representante sindical afirma que el trabajo de extinción de fuegos de la capital "se basa en la voluntariedad y el buen hacer de los bomberos" ya que desde 2013 se ha recurrido a los trabajadores que se ofrecían a realizar guardias extraordinarias para suplir la evidente falta de personal. "Mucha gente ha llegado a doblar su jornada anual", cuenta Sánchez, "pero con el tiempo muchos se fueron cansando y renunciaban a las guardias extraordinarias", algo que ahora no pueden hacer. "Esta instrucción está dando lugar a situaciones dramáticas porque algunos de nuestros compañeros tienen una jornada reducida para cuidar de familiares dependientes o niños y simplemente no pueden realizar esas horas de más", cuenta.
Por todo ello, el sindicato CSIF ha convocado una concentración el próximo martes a mediodía en la Plaza de La Paloma, coincidiendo con las fiestas de la patrona del cuerpo y oficiosa de la ciudad. La protesta será de 13 a 15.30 horas en la misma plaza en la que se han programado los tradicionales actos litúrgicos en conmemoración a la Virgen de la Paloma.
Las pancartas en los parques y los vinilos en algunos camiones han sido las primeras denuncias. Varios representantes de la plantilla apuntan que existe la intención de reivindicar su causa durante las fiestas de su patrona, la Virgen de la Paloma, que se celebra el día 15. Además, desde CCOO afirman que se estudia iniciar medidas judiciales contra la instrucción denotante del conflicto.
Desde CSIT Unión profesional coinciden en la repulsa al "decretazo" municipal y en la urgente necesidad de ampliar la plantilla. Según datos de este sindicato, el Ayuntamiento cuenta con tan solo tres bomberos más que en 2007. A esto se unen las jubilaciones y los trabajadores que, al llegar a cierta edad, quedan relegados a trabajos de oficina.
"En el último año, 250 bomberos fueron destinados a otros puestos en los que no se les exige salir a la calle; estos profesionales tampoco han sido relevados", aseguran desde CSIT.
Desde el Área de Emergencias y Protección Civil del Ayuntamiento de Madrid aseguran que la "falta de planificación de las corporaciones anteriores ha creado un déficit en la plantilla" que están intentando subsanar lo más rápido posible. Además, califican la polémica instrucción como un "mecanismo excepcional" hasta que se apruebe el convenio profesional, cuyas negociaciones se retomarán después de verano.
Fuente: El Mundo

No hay comentarios:

Publicar un comentario