viernes, 15 de septiembre de 2017

Multado un ecologista por fotografiar el cierre al tráfico en la Casa de Campo

ALFREDO MERINO
15 septiembre 2017


"Pensaba que no iba a llegarme la multa, pues es algo que carece de sentido, pero la maquinaria de la Administración es imparable", señala Juan García a propósito de la notificación que le ha enviado el área de Gobierno de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, mediante la que se le impone una multa por "comportarse de forma que se moleste al resto de usuarios de la vía".
Los hechos sucedieron el pasado 25 de julio, día señalado por el Ayuntamiento de Madrid para cerrar el túnel de Las Moreras, clausurando de esta manera la posibilidad para los coches de atravesar la Casa de Campo. Juan García se presentó en la glorieta de Las Moreras, donde se sitúa la boca del túnel que desemboca en la calzada dirección Norte de la M-30, para tomar fotos del histórico momento tantas veces reivindicado por las asociaciones conservacionistas que representa.
En el momento de los hechos, como puede verse en una de las imágenes remitidas a este periódico por el propio García, se ve la barrera que cierra dicha boca del túnel, operarios cubriendo las señales y a un grupo de agentes y operarios municipales con una de sus motos, todos claramente en mitad de la calzada. También un par de vehículos esquivándolos para salir de la Casa de Campo por la única vía posible, la calzada dirección Sur de la M-30.
Percatado uno de los agentes de la presencia de García, se dirigió a él, exigiéndole su documentación, tal y como cuenta el propio denunciado. "Le dí mi carnet, al tiempo que escuchaba observaciones sorprendentes como 'nos tienes rabia' y similares". García aclara que la realidad es todo lo contrario, "pues hemos colaborado y participado en seminarios y debates no solo con la Unidad Ecológica-Patrulla Verde (uno de cuyos agentes era el multante), sino también con sindicatos de la Policía Municipal de Madrid y otras localidades".
Aunque la notificación señala que moletaba al resto de usuarios de la vía, García señala que en el momento de la multa se encontraba junto al bordillo de la glorieta que estaba sin nadie y además es muy ancha, "en una parte por la que no pasaban ni coches, ni ciclistas, ni corredores, ni peatones, algo que puede testificar una persona que lo vio todo", asegura.

La infracción no implica pérdida de puntos

La notificación del Ayuntamiento es idéntica que las de circulación, hasta el punto de que señala que la infracción que se impone a este peatón no implica pérdida de puntos en el carnet de conducir, manteniendo en blanco las casillas de matrícula, marca y modelo del vehículo utilizado en el momento de los hechos denunciados. "Esto es algo que señala la incongruencia de la sanción", subraya García, quien concluye que "no interpretamos que esta sea la forma de actuar de la Patrulla Verde, de cuyos miembros quien pensamos son servidores públicos en el amplio sentido".
Se da la circunstancia anecdótica de que en 1993 el propio Juan García fue multado otra vez en la Casa de Campo. En aquella ocasión fue por correr por una de las calzadas por las que todavía circulaban coches. Aficionado impenitente del running, se preparaba para una maratón, cuando un agente municipal le multó con mil pesetas "por circular como peatón por la calzada entorpeciendo la circulación". De seguir con esta política de sanciones, dado el espectacular aumento de corredores por todas las calles de Madrid veinticuatro años después de aquello, el Ayuntamiento de Madrid sacaría una buena tajada.
La multa impuesta a García en esta ocasión es de 30 euros, que con la reducción por pronto pago se quedan en 15.
Fuente: El Mundo


No hay comentarios:

Publicar un comentario