domingo, 3 de septiembre de 2017

Sobre lo sucedido en Fuencarral-El Pardo

María Rodríguez
Coordinadora de la Unión de Madrid de Convergencia de la Izquierda


“Entre 1936-1937, el general húngaro Lukácks, responsable de la XII Brigada Internacional, ante el creciente número de víctimas en las filas de los voluntarios internacionalistas, solicitó al secretario municipal de Fuencarral, Francisco Herreros, disponer de una amplia parcela, ensanchada luego, para enterrar a los brigadistas muertos. En 1940, tras concluir la Guerra Civil, los restos mortales de brigadistas estadounidenses, ingleses, franceses, alemanes, italianos, canadienses, polacos, yugoslavos; así como austríacos, búlgaros, judíos, cubanos, chipriotas, griegos, rusos y españoles, enterrados en Fuencarral, fueron exhumados de allí de manera expeditiva por las autoridades franquistas en un acto de represalia post mórtem contra los voluntarios. Llevados a un paraje cercano, fueron a dar a una fosa común”.

El País, 2 de agosto de 2017



En el año 1988 se volvió a colocar una placa reproduciendo a la original. Dado el valor que posee como símbolo de la igualdad, la libertad y la justicia, desde diferentes embajadas y asociaciones internacionales, se fueron uniendo a la iniciativa.



     

El jueves 30 de agosto varias tumbas y monumentos dedicados a los brigadistas internacionales que lucharon en la Guerra civil española, voluntarios soviéticos y a combatientes antifascistas españoles en la II Guerra Mundial han amanecido con pintadas con símbolos nazis, antisemitas y mensajes de "asesinos". Por tal motivo, varias organizaciones decidimos concentrarnos el sábado 2 de septiembre en el cementerio de Fuencarral contra talagresión fascista a la memoria democrática. En alguno de los monumentos permanecían las pintadas, como puede verse en la imagen inferior. 


Resulta preocupante la desidia institucional frente a atentados contra el memorial democrático. Ya constatado que la Guerra de España es un antecedente de la II Guerra Mundial, los tributos que existen en el cementerio de Fuencarral -El Pardo son una evidencia de ello. Y sí, nos llama la atención el tratamiento que dan a sus héroes en otras latitudes, de la misma forma que es en estas placas y estos monumentos donde se puede ver la trascendencia de la solidaridad internacional que apareció en la Guerra del 36, de la misma forma que Paris nos regala todos los finales de agosto su reconocimiento a los héroes españoles de la II Guerra Mundial.

Sospechamos que no coincidimos con el valor de la lucha por la democracia y la igualdad con los miembros del gobierno municipal que dicen ser de izquierdas. De hecho, prácticamente al mismo tiempo sucedían estos atentados, el teniente alcalde responsable de los Derechos Humanos en el Ayuntamiento, anunciaba en las redes sociales que acudiría a los homenajes de la liberación de París. Lástima que la otra cara de la moneda sea que el reconocimiento de la guerra en Madrid merezca menos,  a vista de la tolerancia con la permanencia de las pintadas, como pudimos constatar.

Deseamos que cumplan con sus promesas, que protejan este patrimonio, que acudan raudos a poner una denuncia, aunque ya es imposible que sea con la velocidad con la que actuaron contra los titiriteros, pero sí con la contundencia que estos actos merecen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario