domingo, 3 de septiembre de 2017

Cuenta atrás para la puesta en marcha del 'plan anticoches' de Carmena

MARTA BELVER
3 septiembre 2017


Cuenta atrás para la puesta en marcha de una batería de medidas 'anticoches' en el centro de Madrid. El Ayuntamiento va a aprobar en cuestión de semanas la versión definitiva de su Plan A de Calidad del Aire, cuyo objetivo en el horizonte de 2030 es que se hayan reducido un 50% las emisiones causadas por la movilidad urbana respecto a 2012.
El Gobierno de Manuela Carmena activará ya el año que viene algunos de los cambios que mayor incidencia van a tener en el tráfico rodado dentro de la M-30. El de mayor envergadura será la prohibición de la circulación salvo excepciones en un amplio perímetro en torno a la Puerta del Sol, incluida la Gran Vía, prevista para el primer trimestre de 2018.
Salvo cambios de última hora en el borrador del plan, todo el distrito Centro se transformará en una gran Área de Prioridad Residencial (APR) -que se rebautizará administrativamente como Área Central Cero Emisiones- al estilo de las ya existentes en los barrios de Cortes, Embajadores y Ópera. Por ella sólo podrán conducir los vecinos y trabajadores de negocios ubicados en la zona, taxis, VTC (Uber y Cabify), motos, vehículos de personas con movilidad reducida, coches eléctricos, autobuses y los proveedores de mercancías y servicios en comercios y viviendas.
Al resto de conductores sólo se les permitirá el acceso a este ámbito blindado al tráfico si van a utilizar 'parkings' públicos o garajes privados. Se eliminarán las plazas azules del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) y en los aparcamientos subterráneos se habilitarán más espacios para residentes «con el objetivo de liberar espacio viario para el peatón y la bicicleta».
Paralelamente, se definirán los proyectos para ensanchar las aceras de varias calles del distrito, donde hay empadronadas más de 130.000 personas. Además de en la Gran Vía -una obra presupuestada en cinco millones de euros-, se reducirá la proporción de asfalto en Fuencarral, Hortaleza, San Bernardo, Princesa, Montera, Alcalá, Arena, Mayor, San Jerónimo, Huertas, Atocha, Lavapiés, Embajadores, Ribera de Curtidores y la Carrera de San Francisco, entre otras.
Al menos en todos estos trazados se limitará a 30 km/h la velocidad a la que se puede circular. Además, en algunos de ellos se priorizará el uso del transporte público y la bicicleta a través de la reserva de carriles específicos para estos vehículos siempre según el texto del borrador, que es susceptible de subir cambios antes de su aprobación final por la Junta de Gobierno.
La misma estrategia de reducción de espacio destinado al automóvil se aplicará en las principales arterias que conectan la periferia con el centro. En una primera fase se actuará en el eje Alcalá-Gran Vía -por el que transitan a diario unos 30.000 vehículos-, el paseo de la Castellana, la avenida Ciudad de Barcelona hasta Vallecas, en la conexión de la A-3 con Conde Casal a través de la avenida de la Albufera, Bravo Murillo, Santa Engracia y Arturo Soria. Está previsto que la redacción de los proyectos se inicie este mismo año, por lo que a partir del próximo podría comenzar su ejecución.
También en 2018 estaba inicialmente prevista la reducción de la velocidad máxima en la M-30 y sus accesos de 90 km/h a 70 km/h, una medida que hasta ahora se ha adoptado sólo de manera puntual durante los episodios de alta contaminación con el argumento -discutido por algunos estudios- de que a menor velocidad descienden las emisiones de NO2 a la atmósfera. No obstante, en el Área de Medio Ambiente y Movilidad explican que lo más probable es que esta limitación se posponga hasta 2019 para evitar que coincida con las restricciones a la movilidad que se aplicarán en los próximos meses en el centro.
Lo que en principio sí entrará en vigor el año que viene es la extensión del funcionamiento de los parquímetros en fines de semana y festivos en zonas aún por concretar «que presentan especiales características de demanda de transporte privado» fuera del horario habitual del SER -de lunes a viernes de 9.00 a 21.00 horas y los sábados hasta las 15.00 horas-. Además, se pondrá en marcha un programa piloto de control del aparcamiento en barrios y distritos situados fuera de la M-30 que sufren el 'efecto frontera' del pago por estacionar dentro de la carretera de circunvalación, como Ventas y Puente de Vallecas.
El Plan de Calidad del Aire incluye otras muchas medidas que se irán aplicando gradualmente hasta 2020 con un presupuesto global de 544 millones de euros para reducir de manera significativa los alrededor de dos millones y medio de coches que a diario circulan por Madrid. Las restricciones al tráfico irán acompañadas de otras actuaciones para promover la movilidad no contaminante, como un proyecto de priorización semafórica para los autobuses de la EMT y la ampliación de la red de carriles-bici.
Fuente: El Mundo

No hay comentarios:

Publicar un comentario